El lava manos de Alva Castro

Publicado: 22 junio, 2008 de Kalki en El bueno, el malo y el feo, Perú combi, Peru es Babel
Etiquetas:, , , ,

Ahora papá gobierno ya llegó a un acuerdo con los moqueguanos y es hora de verse bien ante la opinión pública, o al menos tratar de no verse tan mal. Cosa que sería posible si no fuera porque esta no es la primera perla del rosario de errores de nuestro ministro.

Peru21

Alán dice que se debe de evaluar a los maestros y a trabajadores de otros sectores para que se queden en sus puestos de tener los méritos necesarios, pero a los ministros y más aún al compañerísimo Lucho Alva ¿quién lo evalua? ¿Y al Gral Salazar?

“Yo solo dicto las políticas; él (Gral Jordán) estuvo a cargo de la operación” Luis Alva Castro

Tremenda limpiada de manos ¿No? Aún más maleado es lo de nuestro presidente:

“Me impresionó mucho ver que un alto jefe policial se entregara de esa manera, tan mansamente (…) Un alto jefe policial tiene que tomar las precauciones suficientes y jamás reaccionar ante el peligro físico como lo hizo (el general Jordán). Una persona que tiene miedo físico que mejor no se meta en estas cosas”. Alan García 19/06/08

¡Facilito pues! Cuando tus superiores no te ordenan ir a negociar en desventaja y no es a ti al que tenían por los cojones.

“¿Qué habría pasado si hubiese habido 30 muertos? ¿Dónde estaríamos ahorita? ¿Dónde estaría el señor ministro? ¿Qué problemas tendría el señor director (de la Policía)? ¿Qué problemas tendría el presidente de la República? Pero no hubo ningún costo social. En Ayacucho hubo dos muertos”. General Alberto Jordán 20/06/08

Octavio Salazar, Director de la Policía, declaró a regañadientes en Palacio de Gobierno que “En la orden de operaciones figura que no se debe utilizar armas de fuego en las situaciones de control del orden público. Existe una orden sobre el particular y emana del comando policial”. ¡Ajá! osea que sí vino de él la tan acción tan criticada por Alan.

Desde luego, pero si se sabe que hay cerca de 10 mil personas en una situación en la que la policia deb de imponer orden, es ridículo creer que con una fuerza 10 a 15 veces inferior uno va a poder hacer algo. ¡Ni vainas! Para ello se debe de poner al menos un efectivo por cada 3 o cuatro manifestantes, u obviamente equipados con armas no letales. Una lacrimógena no es letal, obvio, pero, si sólo te dan eso y unos fusiles de guerra una vez que se termina el gas ¿qué haces? También existen balas de goma, por ejemplo.

Para que la policia pueda imponer orden es necesario que primero pueda imponer presencia y eso se logra sólo con ventaja física y logística. Falta equipamiento de ese tipo, y a montones. además de un trabajo de inteligencia coordinado. En ese ministerio no se ata ni desata, nada de nada. ¿cómo el ministro va a hacer políticas nomás sin enterarse de que es lo que hacen sus generales? ¿Cómo es que no hay alguien tgenerando inteligencia en campo para informarlo y tomar la decisión mas acertada? ¿Cómo michi se mete el Jefe de la DIRTEPOL así nomás sin el apoyo suficiente? Pecó de confiado. Peor aún la orden de ir a negociar en tal desventaja fue dada por el general Octavio Salazar. Por otra parte, qué tenía que hacer ahí el Gral a cargo de la XI región, en primera instancia le tocaba al que estba a cargo de MOquegua, y no al Jefe de la DIRTEPOL ¿Humm?.

El oficial que debió estar al mando de las operaciones en Moquegua es el coronel jefe de la región, no el general a cargo de la dirección territorial de Arequipa. Allí hubo un primer error. Además, no se puede entrar a negociar en el teatro de operaciones con apenas 70 efectivos. Si veo a 10 mil ó 15 mil personas, pido que me manden al menos 3 mil efectivos desde Lima y de otras regiones, y espero a que lleguen para entrar. Si llevo mucha gente y la pongo en formación de control de multitudes, le demuestro a los que protestan que tengo fuerza. Y con fuerza se puede negociar y dialogar. El general Alberto Jordán dice que el director general (Octavio Salazar) le ordenó que entrara sin armas, pero las órdenas vanas no deben cumplirse. Le debió decir: cómo voy a negociar sin tener suficientes hombres. Hay una descoordinación tremenda y una enorme falta de liderazgo de los actuales mandos policiales. Al final, ha quedado como un chivo expiatorio. La pita se rompió por el lado más débil. Luis Montoya, Ex director general de la Policía 20/06/08

Personalmente creo que la actitud de Jordán no se vio nada digna, y que ésta fue consecuencia del desgobierno que hay en el Ministerio del Interior, sin embargo fue políticamente más acertada que agarrar a balazos a la gente. El costo social hubiera sido, de hecho muy alto. Y políticamente le hubiera costado a papa gobioerno en materia de derechos humanos, si es que le interesa.

O acaso Alan hubiera preferido un General menos manso para que ese sí meta bala, la población se enardezca más y hayan polis muertos; con la natural consecuencia de tener poner la mano dura que solía usar en sus anterior gobierno. ¿Será que quería eso?

Pero como dijo el Gral Jordán “Una cosa es estar en Lima, en un escritorio, y otra es estar acá, en el lugar de las operaciones”. ¡Auch!

Anuncios
comentarios
  1. esthefany dice:

    quiero opinar sobre la mayoria de los policias que son corruptos mi me detuviron solo por q llevaba na partida d mi novio bueno o soy peruana y mi novio ecuatoriano y solo por tener la partida de m novi me detuieron y me amenazaron y me zacaron mi dinero y me aandonarn muy lejos eso no es de unsbuenos policis basta ya ls insttucioes esña eso creo no seps ponan orden en los efectvos para asi respetalos

  2. Me siento sumamente consternado, por lo que le toco vivir a mi amigo y compañero de promoción “los Invencibles” de 1978 B.G.C.P.
    Conozco a Alberto Jordán Brignole, doy fé de sus cualidades personales, su profesionalismo y su desempeño en la institución.
    Nunca olvidaré allá por la década del 80´, en una conversación con el compañero Luis Alberto Sánchez, en su despacho privado, en el Jr. Moquegua, reunión que compartimos con Elisa de La Calle -la correctora de sus libros- nos dijo ante pregunta mía, “es un futuro General”. En esa época el hoy General Jordán, prestaba servicios para el Excelentísimo Compañero Dr. Luis Alberto Sánchez, cuyos consejos y orientación de vida, que le transmitió, le enseñaron a ver a la población, con visión Hayista y Sanchista:
    RESPETO IRRESTRICTO A LA CONDICION HUMANA
    Jaime Vidal-Arellano

  3. NELSON SALINAS dice:

    Ejercicio del Poder de Policía

    Siempre se ha dicho que la sociedad tiene la policía que se merece. Y al parecer no dista mucho de ser verdad. Si en el Perú de hubiera respetado a las Instituciones policiales dentro de sus propias funciones, creo que la policía hubiera avanzado acorde con los adelantos científicos y técnicos que demanda la globalización. El aprismo sólo utilizó esta unificación como “Caballito de Batalla” y no con ese deseo de mejor a nuestra policía. Los que nos encontramos fuera de ella y pertenecemos a la civilidad, tenemos pena y frustración de no ver ningún avance, más que el protagónico del Director General de PNP. el cual nunca fue preparado en orden público en su alma mater. Y ni aún pase los años la experiencia se gana en el campo. Quiero hacer énfasis en el actuar del General PNP ALberto Jordán, a quien me une un vínculo de amistad; y esa condición me permite hacer un comentario sobre su carrera policial y su calidad de persona. Como policía en todo cargo que ha desempeñado a dejado una estela de trabajo y respeto por nuestros subalternos. Además, el Jefe tiene que ser Comandante y ejercer el don de mando, razones que siempre evidenció este oficial General.Asimismo, sus dotes como persona demuestra su sencilles y su sensibilidad con los más desvalidos. Parece que para algunos este caso, les favorece para sacarlo del camino en su exitosa carrera policial. Me pregunto si el Presidente García, en el momento de posesionarse del gobierno de Fujimori, el hecho de escaparse como “GATO TECHERO”, constituyó un acto de “COBARDIA” o simplemente evadir a la justicia. Quiero concluir, que en el Perú, las leyes son letra muertas, y la displicencia que demuestran algunos policías en el ejercicio de su función, es consecuencia de la falta de respaldo del gobierno y su autoridades. La Defensoría del Policía debería servir para ello y no para otras cosas. Los que fuimos provenientes de la Benemérita Guardia Civil, nos enseñaron que “La persuasión es la primera arma del policía” y “Las armas nunca se sacan sin motivo, ni se guardan sin honor”

    Aténtamente,

    Nelson Salinas Centty

  4. Juan Carlos AGUILAR DAVILA dice:

    “Falta de Control”

    En la Policia Nacional del Perú, siempre que ocurre un hecho fuera de lo “normal” y que cause criticas de parte de la civilidad, se promete efectuar investigaciones y establecer las consiguientes responsabilidades administrativas-disciplinarias, hasta ahí, todo como debe ser. Pero en el transcurso de dichas investigaciones solo se establece el famoso motivo de Sanción para el jefe inmediato del infractor o autor de los hechos, que se denomina “Falta de Control”, pero este artilugio solo se usa hasta llegar a cierto nivel, a los “Altos Jefes” que se supone, estan para controlar el buen cumplimiento de su obligaciones por parte de sus subordinados. Nunca se les hace responsables por estas fallas u omisiones, como deberia ser en una institucion jerarquizada y disciplinada. En el caso del “Moqueguazo” el Jefe de la Direccion Territorial Arequipa, depende directamente de las mas altas instancias institucionales. Pero a estos Jefes se le ha aplicado el famoso “Falta de Control”, estamos seguros que no ha sido así.

  5. Hugo Muller Solon dice:

    “SER O NO SER, ESA ES LA CUESTION”
    Reflexiones que interpretan el sentir del General PNP Alberto Jordán Brignole

    Por
    Hugo Muller Solòn
    Abogado
    Ex – Defensor del Policía (2005-2006)

    Que es mas importante, vivir en este mundo corrupto y soportar el sufrimiento que ello conlleva o, por el contrario, suicidarse para acabar con esa agonía: “Ser o no ser, esa es la cuestión” . ¿Actúo o me inhibo?; ¿Cumplo con el deber de la venganza, asesinando a mi tío, quién a su vez asesinó a mi padre?, ¿Continúo aparentando mi locura, o revelo lo que el fantasma me confió?, eran las dudas de Hamlet, Príncipe de Dinamarca, descritas por el dramaturgo inglés William Shakespeare en “Las Tragedias de Hamlet”. Ser es actuar con conciencia y con convicción, a pesar de las consecuencias. Hagamos el intento de reflexionar, tratando de interpretar – tomando a Hamlet – al General PNP Alberto Jordán Brignole en su condición de Jefe de la XI Dirección Territorial Policial Arequipa y Jefe del Comando General encargado de restablecer el Orden Público en la localidad de Moquegua el 16 de Junio del 2008, quien viene recibiendo una ola de críticas por permitir que el contingente policial que dirigía – conformado por más de 60 hombres – sea secuestrado por los manifestantes ubicados en el Puente Montalvo – Moquegua; además de ofrecer disculpas a la población tras ser capturado. Relevado en el cargo, criticado por el mismo Presidente de la República, Ministro del Interior y el Director General de la Policía Nacional del Perú; el General PNP Jordán Brignole con todo derecho podría expresar al igual que Hamlet: “Ser o no ser, esa es la cuestión”

    El temor de ser en el lugar de los hechos, es que el General PNP Alberto Jordán Brignole no podía negar ni renunciar en ningún momento a su condición de Oficial de Policía formado en la doctrina de la Guardia Civil del Perú, en donde le inculcaron que el Policía es garante de los derechos y libertades de los ciudadanos, responsable de proteger a las personas y el entorno que las rodea, en particular a los mas débiles y que debe discurrir su vida transmitiendo a la sociedad valores de comportamiento y actitudes de ayuda a los demás. En su etapa de formación y en sus primeros años de servicio, el General Jordán aprendió y puso en práctica que el uso de la persuasión antes que la fuerza era su primera arma frente a los conflictos. Frente a esa actitud de ser y de estar al frente de una gran responsabilidad funcional, estaba el temor de ser del Gobierno y del propio Comando de la Policía Nacional que consideraban la necesidad inmediata de vencer la resistencia de los pobladores que mantenían bloqueada la Panamericana Sur a la altura del Puente Montalvo, reprimiendo la actitud desafiante de los pobladores, para recuperar el orden público, aún por encima de las propias decisiones de quien en el lugar de los hechos tenía la gran responsabilidad de determinar la estrategia mas conveniente al momento que se vivía.

    El temor de no ser, no aceptado por las convicciones del General Jordán, consistía en tener que obedecer órdenes que podrían generar un elevado costo social, al atentar contra el mejor capital que tenemos los seres humanos: la vida; no solamente de los Policías bajo su mando, sino de la población en general. Lo esperado hubiera sido que se limitara a cumplir esas órdenes, mientras otros metían la cabeza como el caracol en su coraza para no escuchar, no ver ni sentir nada, y dejar que las cosas sucedieran, sabiendo que al final hay un responsable si los resultados no eran los previstos. “No es estar sentado en un escritorio en Lima y desde ahí señalar las cosas. Estoy orgulloso de esta operación porque no tuvo un costo social” ; dijo el General Jordán. El General PNP Jordán Brignole venció el temor de no ser, prefirió optar por el diálogo, por la persuasión, descartando la represión como medida inmediata sin embargo sus decisiones no se respetaron; en tanto después de los hechos y de manera valiente dijo: “Yo era responsable de todas las operaciones. Hubo una llamada de Lima, y el coronel Vidal (Clever Vidal Vásquez), jefe de la DINOES, hizo uso del gas lacrimógeno sin mi autorización”
    El temor de no ser consiste entre otras cosas en dejar de ser lo que uno es por convicción, o como en el caso del General Jordán morir también asesinado porque el poder no perdona o morir de viejo vencido, vacío y sin conciencia cuando tenemos temor de enfrentar nuestras dudas.

    Pues bien. El General PNP Alberto Jordán Brignole, lo decidió, prefirió morir por ser a morir por no ser en aplicación y defensa de sus propias convicciones, lejos de querer aparecer como mártir o como un “valiente policía” enamorado de la muerte, como seguramente les hubiera gustado a muchos. Sin embargo la actitud del General Jordán, no estaba para nada alejada de la actual doctrina policial, puesto que supo utilizar tanto la Estrategia Policía Profesional como la Estrategia Policía – Comunidad, haciendo uso de los recursos tecnológicos y humanos para establecer el orden en la comunidad mediante un acercamiento táctico a la ciudadanía.

    Al General Jordán le gusta la vida como a todos nosotros. Pero como todo hombre íntegro formado en una doctrina policial humanista y de servicio a la comunidad, sabe que a vivir lo que le queda de ella, sin luchar, sin conciencia, sin practicas solidarias y sin respetar los derechos fundamentales de las personas, es preferible morir por una bala que morir de tristeza existencial al ver las consecuencias que hubiera significado una equivocada decisión suya; o, no hacer nada por cambiar su presente y su futuro. Quiero terminar estas reflexiones con una frase muy sencilla del Abogado colombiano Eduardo Umaña Mendoza – al margen de su ideología – defensor de los derechos humanos que cayó asesinado por las balas de los sicarios, quien dijo antes de morir tal como reza su epitafio “Es preferible morir por algo que vivir por nada”. Algo parecido con la frase acuñada por las Unidades de Paracaidismo de las Fuerzas Armadas Españolas y por la Unidad Elite Contrasubversiva creada en tiempos de la Guardia Civil del Perú “Los Sinchis”: “Solo merece vivir quien por un noble ideal esta dispuesto a morir”.

    Finalmente, Hamlet le diría a su mejor y único amigo: “…Horacio, muerto soy. Tú vives. Cuenta La verdad sobre mí y sobre mis hechos a los no satisfechos…” . No sabemos finalmente cual irá a ser el destino institucional al final del camino para el General PNP Alberto Jordán Brignole ni sus decisiones personales, pero desde estas líneas, un saludo a este gran hombre, profesional de Policía de vocación, ejemplo de madurez, ejemplo de libertad por decir lo que piensa. Otros en su lugar hubieran preferido “Mejor no hablar mejor no decir”; pero el General Jordán ha hablado: El que no habla no se compromete, el que no habla no se muestra, el que no habla no arriesga. Esperamos se haga justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s