Una interesante y divertida crónica urbana de Mario Romanet en su blog TODAVÍA LÚCIDO.

TAXI TAXI

Es increíble pero siempre me sucede lo mismo: cada vez que salgo “cueteado” a tomar un taxi nunca, pero nunca pasa alguno por la avenida. Y si unito pasa por allí es un Tico con 15 gorditos dentro, es decir recontra ocupado.

Podría culpar a la bendita avenida 28 de Julio -donde suelo tomar los taxis- de mi desdicha, pero ésta quedaría libre de toda acusación dado que es una calle principal y recontra transitada. O tal vez decir que las 5:49 am es demasiado temprano como para ver una lluvia de taxis vacíos, pero sería completamente falso pues cuando salgo a tiempo veo una normal afluencia de transporte público desde las 5:15 am. ¿Qué diablos pasa entonces?

Este problemita me llama la atención más de lo usual debido a ciertos incidentes totalmente opuestos pero relacionados nuevamente con los taxistas. Así como cuando salgo tarde no hay ningún puto taxi, cuando no tengo necesidad de tomar alguno dos millones de carritos amarillos (y ahora también los CheviTaxis de Alan García) me bloquean el paso. Voy a cruzar la pista y uno, dos, tres taxis frenan frente a mí para corear un melodioso “Taxi, taxi”, así sean las tres de la madrugada y tenga todo el tiempo del mundo hasta para irme caminando a trabajar. No se qué es lo que pasa.

No soy un tardón y casi siempre salgo con tiempo de mi casa. Mientras camino mis tres cuadritas hasta la Av. Bolívar para tomar mi combi al trabajo pasan muchos taxis. Algunos me logran ver a una cuadra y desde allí comienzan a tocar muy lacras el claxon repetidamente. Es muy notorio que los he visto y he volteado la mirada, a veces hasta con desprecio por su insistencia. Y es que es demasiado notorio que los estoy choteando porque no necesito sus servicios, pero igual siguen jodiendo con el claxon y acercándose gritando el meloso “Taxi, taxi”. Lo que esperan ellos es que mueva mi dedito índice de izquierda a derecha indicando el no. Si no lo hago facilito que me siguen hasta el paradero.

¿Será una venganza entonces que cuando los necesito ninguno se me aparece? Es la verdad, no estoy loco !Ninguno, ninguno, ni un sólo taxi pasa por la calle cuando se me pegaron las sábanas! Incluso a veces algunos han pasado vacíos pero hechos unos bólidos me han dejado plantado en la esquina. ¿Cómo diablos confabulan? ¿Cómo han coordinado entre todos los taxistas para “cagar a este won”?

Tras estas experiencias sólo he podido llegar a deducir que los taxistas son un gremio muy integrado y vengativo, pero no se cómo se comunican entre ellos para realizar sus nefastos planes. Y cómo buenos burlones siempre me dejan dos abuelitos en la esquina de la casa, durmiendo dentro de sus taxis de antaño. Si me quedan 8 minutos para llegar a la chamba, cruzando dos distritos, muy difícil que uno de los respetables ancianitos pueda cumplir mi anhelo de llegar en punto a trabajar.

Si lo mismo te ha sucedido en más de una ocasión, piénsalo bien y ten mucho cuidado cuando tomes un taxi. Ten sobretodo delicadeza con tus expresiones pues todos ellos son uno sólo, y si algo malo haces o regateas después te lo harán pagar.

Por: Mario Romanet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s