El libro de Abimael

El libro de Abimael

Justo ahora, pocas semanas después de las muertes en el VRAE, y de la agitada de gallinero con la que los fujimoristas pretenden meter miedo a la gente haciéndole creer que ‘o ellos o el terrorismo’, viene el ‘presidente Gonzalo’ a publicar su aventura editorialista ‘De puño y Letra’ que, al parecer, no ha de llegar muy lejos ya que se ha pedido la incautación de los libros.

Abimael sostiene que en Perú no hubo terrorismo sino ‘guerra popular’, que viene a ser –de manera sencilla– una revolución justificada en el proceder del sistema. Esta afirmación es, obviamente, una apología y justificación del accionar senderista en los años 80 e inicios del 90.

Esta tesis aparece en momentos en los que Perú ha pasado por una serie de remesones políticos generados por la desidia e incapacidad del Estado para atender las necesidades y demandas de la población: moqueguazos, tacnazos, baguazos, más de 50 muertos en el VRAE… Fuera de esto el panorama para Alan sigue siendo totalmente alentador, tanto que terminaremos en cifras azules el año. Dios lo oiga, ¿O quizá Alan ‘conversa’ con Él y ya se enteró? Felizmente, el gobierno ha reconocido, a través Quesquén, que no están capacidad de prevenir los conflictos sociales y han creado una Unidad Multidisciplinaria para el tema. Ojalá resulte. Afortunadamente la venda del optimismo por falta de lithium no está en todo el gobierno (a menos peque de ingenuo,  les esté dando demasiado crédito y éste sólo sea otro farolazo). Descuidar los conflictos sociales puede crear descontento y hacer que los extremistas adquieran cierto auge, especialmente en zonas pobres y desatendidas. Por suerte, ahora, en el caso de Sendero, éste está desarticulado. Ya no es el partido que en sus equivocados inicios, combatía bajo una ideología que era motor de su accionar. Ahora sus remanentes están con los narcos y esos ideales –además de su red política y logística nacional– que los hacía peligrosos han quedado atrás.

Ese cierto auge, no obstante, sería riesgoso para la seguridad y desarrollo económico de la nación; y mucho más; por ejemplo, para los habitantes del VRAE y otras zonas convulsas; también para los combatientes del EP y la PNP que luchan con todo en contra; pero nada tan apocalíptico como los clarinazos del buen Raffo resumidos en su frase en Twitter de “¿Saben qué pienso? Que una democracia blandengue no sirve para nada. Lo que el Perú necesita es una demodura”, queriéndonos vender un 2011 anaranjado. Puede que tenga algo de razón; pero, visto cómo fue de corrupto el gobierno de su líder (tan encarcelado como Abimael), podemos decirle ‘Gracias… no insista’.

Opina, escríbenos y haz hígado en:

peruesbabel@gmail.com

https://peruesbabel.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s