Los alemanes recuerdan el día en que su mundo cambió

Publicado: 9 noviembre, 2009 de Kalki en El bueno, el malo y el feo, El Mundo es Babel, mundo, Noticias, política
Etiquetas:, , , , , , ,

BERLÍN, 9 Nov 2009 (AFP) –

Mientras admiran las fichas de dominó gigantes que, como el Muro de Berlín hace 20 años, se vendrán abajo durante una “Fiesta de la Libertad” en la Puerta de Brandenburgo, los alemanes compartían el lunes sus sueños y decepciones recordando aquel 9 de noviembre de 1989.

Como la canciller Angela Merkel, que debía participar en un oficio solemne en la Iglesia Getsemani, que fue un símbolo en la lucha contra el régimen comunista en el oriental distrito de Prenzlauer Berg, otros alemanes comunes y corrientes desafiaban el frío y el húmedo día para recordar aquella histórica noche.

Una mujer recordaba la alegría de poder reunirse con su familia después de años de amarga separación a cada lado de la Cortina de Hierro que dividió a Alemania y a Europa durante 28 años.

“Me escapé hacia el oeste a través del Checkpoint Charlie, escondida en un auto, hace 35 años”, relata a la AFP Thekla Koehler, de 59 años, mientras examina los coloreados dominós de poliestireno instalados en el lugar donde estaba antes la odiada barrera.

“Huí por amor. Había conocido a mi futuro marido, que vivía en Berlín oeste, cuando él había ido a visitar a su familia en Dessau (RDA). Nos enamoramos y me dediqué sola a preparar mi fuga”.

Durante 15 años, los únicos contactos con sus padres y sus hermanos se limitaron a “algunas cartas”, hasta el día en que cayó el Muro.

Kristel Ucar, de 61 años, educadora jubilada, recuerda que el 9 de noviembre se precipitó delante del Muro, frente al Reichtag, con su hija, una amiga y las hijas de ésta.

Ellas “debían tener unos diez años (…) La gente las levantó para que pudieran pasar el muro, y luego las seguimos”.

Ella había huido cuando tenía seis años, antes de la construcción del Muro, desde su casa en Alta Sajonia junto a sus padres en tren hasta Baviera.

Reconociendo sus simpatías de izquierda, admite su decepción porque la RDA no consiguió crear “un socialismo humanizado”.

“Se había convertido en una dictadura, porque el socialismo no venía de la base, sino impuesto por sus dirigentes. Al final, la caída del Muro fue un alivio para nosotros, y un momento de gran alegría”, agregó.

Karl-Heinz Buchholz, que ahora tiene 63, era una de las 30.000 personas que ese día manifestaron por la libertad en Berlín oriental, a pesar de haber pasado un año en prisión cuando era joven.

“Cuando volvimos a casa escuchamos en la radio que el Muro había caído”, se recuerda este trabajador social jubilado.

Privado de su carnet de identidad y del derecho a viajar después de su detención por la Stasi cuando tenía 19 años, Buchholz se apresuró en descubrir Occidente.

Buchholz no comprende a aquellos que echan de menos el antiguo régimen, un fenómeno llamado “Estalgia”, contracción de las palabras “este” y “nostalgia”.

Sin embargo, según sondeo publicados esta semana, 11% de los alemanes consideran que la reunificación alemana, realizada en 1990 fue una decisión errada.

Thekla Köhler explica que muchos ex alemanes orientales están decepcionados por la diferencia económica entre las dos partes del país, con un desempleo dos veces más elevado en la ex RDA.

hap/pmr/feff/acc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s