Según Aspec, consumidores que compren productos sin saber que tenía oferta, no podrían quejarse.

Vía elcomercio.pe

Por: Marcela Mendoza Riofrío

El anteproyecto del código de consumo que el Consejo de Ministros ha mandado perfeccionar ha generado polémicas no solo en torno a los productos transgénicos, sino también en torno a la publicidad engañosa.

“Actualmente no existen excepciones. Si lo ofreciste [en un anuncio publicitario], lo tienes que cumplir. Pero en el nuevo código se establece que, si existe un pacto en contrario, no hay obligación de cumplir. Eso quiere decir que prima el contrato sobre cualquier oferta. De esta manera, lo que el proyecto hace es retroceder”, comenta Jaime Delgado, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec ).

Delgado se refiere al artículo 78 de la iniciativa legal que protege los contratos de consumo e indica que “[las ofertas, promociones, etc.] dan lugar a obligaciones de los proveedores […] salvo pacto en contrario”.

De esta manera —interpreta Delgado—, los clientes que, incentivados por una oferta, compran productos sin saber que no tenían derecho a ese beneficio, no podrían quejarse porque eso ya estaba establecido en su contrato.

“En el régimen actual, los anunciantes están obligados a decir “se aplican restricciones”. Eso quiere decir que deben explicar que [la citada promoción] no es válida para todos los casos. Eso es algo que debe mantenerse. Si el nuevo código no lo mantiene, si lo omite, eso sería un retroceso”, asegura José Távara, director académico de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

CONSUMIDOR EDUCADO
Los autores de la norma coinciden en la necesidad de informar al usuario sobre los alcances de las promociones y consideran que varias empresas no han sido muy acertadas al realizar sus campañas publicitarias, pero no creen que el anteproyecto vulnere la legislación vigente o propicie la publicidad desleal. “En el pasado las empresas aprovecharon vacíos y por eso se les ha sancionado. Se pretende que el código lo plantee [proteja] cuando eso ya está resuelto en el Decreto Legislativo 1044 (que norma la publicidad)”, detalló Raúl Pérez-Reyes, economista que formó parte del comité encargado de elaborar el anteproyecto.

El código se hizo —explicó— pensando en el consumidor como alguien que tiene capacidad de discernir, puede ser educado y debe recibir la información detallada sobre las tarifas que paga. Quienes lo critican, añadió el también docente de la PUCP, son quizá demasiado paternalistas.

UN VIEJO PROBLEMA
Los reclamos por publicidad engañosa no son una novedad en nuestro país. Tanto compañías de telecomunicaciones como tiendas de consumo masivo y fabricantes de medicinas han sido castigados por no brindar una adecuada información.

Según el vicepresidente de Aspec, Crisólogo Cáceres, los casos de publicidad engañosa ocurren porque falta mejorar la legislación vigente a través del código de consumo. “Es atípico lo que sucede en el Perú. Y ese desorden jurídico lo quieren mantener a toda costa, en lugar de subsanarlo”, agregó.

Precisó que una misma publicidad engañosa, como por ejemplo una tarjeta que otorga más minutos por el mismo precio, puede ser denunciada por la compañía de telecomunicaciones competidora y por el consumidor. “Pero en nuestro país las denuncias son solo ante una comisión de competencia desleal con tasas muy altas que no pueden pagar los usuarios comunes”, enfatizó.

Cabe indicar que en la propuesta se incluyen algunos artículos que fortalecen la labor de protección que posee el Indecopi.

CASOS REALES
De acuerdo con Crisólogo Cáceres, de Aspec, la publicidad engañosa se presenta en todos los sectores. La mayor cantidad de quejas es contra las entidades financieras, seguidas por las de telecomunicaciones. En menor proporción están los reclamos sobre el suministro de electricidad y agua.

Un caso con mucha resonancia fue el de Telefónica Móviles y su promoción Quintuplica Movistar. Los consumidores se quejaban de que no recibían cinco veces más minutos que los comprados. Tras el fallo de Indecopi, la empresa debió devolver el equivalente en minutos de S/.1’207.630 a los 122.493 afectados.

LAS CIFRAS
74
Expedientes (aprox.) por atentados contra la competencia fueron presentados al Indecopi durante el cuarto trimestre del 2009.

27
De esos expedientes fueron resueltos durante diciembre del 2009.

306.972
Reclamos han sido presentados contra Telefónica del Perú en Osiptel durante la primera mitad del año.

1.171
Reclamos, durante el mismo período, fueron originados por ofertas o promociones falsas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s