Archivos de la categoría ‘sudamerica’

larepublica.pe

El Perú consiguió un récord a nivel mundial en el 2009 participando en esta campaña.

El director de Comunicaciones y Marketing de WWF Perú, Kjeld Nielsen, en una conversación telefónica con La República aseguró que 50 ciudades de nuestro país se sumarán a la campaña mundial “La Hora del Planeta” que se realizará este sábado 31 a las 8:30pm.

“En la primera edición del 2009, aproximadamente 8 millones de peruanos participaron del evento mundial y este año estamos retando a que seamos 10 millones de peruanos los que participemos”, agrega el representante de WWF Perú.

El coordinador asegura que 40 de las principales empresas del Perú están participando de manera activa, junto a instituciones, organizaciones y ministerios como el de Ambiente, que este año ha coliderado la iniciativa luego de lanzarla con la World Wide Fund for Nature (WWF).

“El concepto de este año es retar al mundo a salvar al planeta. Entonces lo que queremos es, más allá de cuánta gente apaga la luz mañana, que la gente que participe y se sume se comprometa hacer más por el planeta el resto del año”, finalizó Nielsen.

Anuncios
La recolección de más de 350,000 firmas para la —fallida—1  inscripción de Movadef como partido político condujo a un importante sector de la prensa a condenar al eslabón más bajo de la cadena de transmisión de la memoria del conflicto armado: los jóvenes. La imagen que de estos se ha difundido es la de sujetos manipulables y desinformados, carentes de la conexión inmediata a la verdad del conflicto armado que proviene del haber estado ahí, aquel contacto con el horror de la violencia que legitima a la generación que vivió el conflicto en la adultez para hablar con autoridad de aquel proceso y para condenar a cualquier otra interpretación como perturbación debida al olvido.
Esta premisa, que ha resonado tanto en las últimas semanas, no es necesariamente la más correcta. Frente a la idea de la pasiva ignorancia de la juventud, es necesario advertir que, en el proceso de transmisión de la memoria, las generaciones posteriores a un evento traumático buscan apropiarse de los recuerdos familiares y comunales a través de sentidos comunes, discursos públicos y figuras populares.2 La confluencia de estas fuentes de sentido sobre el pasado participa de la construcción de ciudadanía de los jóvenes. Así pues, el vínculo con el pasado es un acto creativo que permite al joven situarse moral y políticamente en el presente. Las preguntas entonces serían: ¿a qué fuentes tienen acceso los jóvenes para dar sentido y significar el pasado? y ¿cómo utilizan estas fuentes para integrarse a una cultura política particular?
Tal línea de cuestionamiento nos conduce necesariamente a pensar en el papel de la educación para la formación ciudadana; y, en lo que respecta al conflicto armado interno, ello implica volver sobre las recomendaciones de reforma de la CVR en educación para la promoción de valores democráticos.3 Estas postulaban avanzar hacia un sistema educativo de formación integral, adaptado a la diversidad etnolingüística, cultural y geográfica del país; un sistema basado en el respeto a la condición humana, que desarraigue toda práctica violenta y, en cambio, fomente la participación y la democratización. Además, las reformas en este ámbito atenderían con particular énfasis a las características y necesidades de la escuela rural, en especial en las zonas más afectadas por la violencia.
La reflexión sobre el conflicto, sus causas y consecuencias sería un insumo central para dicha formación en el respeto de los derechos humanos y la diversidad. Recientemente, esta perspectiva ha cobrado polémica actualidad debido a las declaraciones de la ministra de Educación sobre la incorporación de contenidos referidos al conflicto armado en los textos escolares para 2013.4 Sin embargo, para comprender las implicancias de dicha decisión, es necesario situarla en relación con las características generales de la formación ciudadana en la escuela peruana. Lo que caracteriza a esta es un enfoque fundamentalmente normativo, desvinculado de las realidades regionales, y carente de un correlato en la distribución de recursos descentralizada. Lo que se reproduce en la formación ciudadana es, entonces, una notable desconfianza entre los gestores educativos nacionales y los regionales, entre los gestores y los docentes, y entre los docentes y el alumnado. Es así que se producen “grietas” a través de las cuales se cuelan en la formación ciudadana concepciones patriarcales, con las cuales los docentes se sienten más familiarizados y mejor equipados.5Las concepciones patriarcales se articulan en torno a la noción del deber, y refuerzan la verticalidad de la autoridad y la disciplina. En la escuela, estas concepciones sostienen una tensa coexistencia —al menos discursiva— con la horizontalidad del diálogo.
A través de aquellas grietas en la formación ciudadana es que también se cuelan sentidos comunes sobre la historia reciente del conflicto armado interno. En una reciente investigación de Feliciano Carbajal y Maritza Huamán con alumnos de 4º y 5º de secundaria del I. E. Mariscal Cáceres, en la ciudad de Ayacucho, se obtuvieron algunos resultados sobre los vínculos con el pasado y la cultura política de aquellos jóvenes. Estos resultados están sujetos a alcanzar cierta generalización más allá de la situación particular del colegio si reconocemos a la institución educativa como uno de los ámbitos fundamentales de reproducción de la cultura política de una sociedad.6
Lo primero que vale la pena destacar es la sorpresa de los investigadores ante la destreza con que los jóvenes manejaban el tema del conflicto armado. Destaca en los tres talleres la agencia activa de los jóvenes en significar ese pasado, al mostrar curiosidad, motivados a discutir y compartir impresiones. Una fuente central de información son las conversaciones con parientes, en las que reconocían una vinculación entre el conflicto y sus propias historias familiares, intercaladas con el uso de fuentes como las noticias y el informe final de la CVR para referirse a fechas, eventos y personajes:
Lucero: “Cuando vemos esas imágenes (observadas en el Museo de Anfasep) ya nos parecen algo familiares, porque miramos esas fotos, y es como si ya las hubiéramos visto, como si ya las conociéramos, creo que nos pasa eso porque nuestros padres nos contaron esas cosas […]”.
El segundo aspecto interesante de dicha investigación fue que, ante la pregunta “¿qué es lo que ha pasado en la historia reciente de Ayacucho?”, los participantes produjeron una larga lista de eventos, entre ellos desastres climáticos, casos de corrupción dentro y fuera de la escuela, celebraciones y episodios del conflicto armado. Detrás de cada evento negativo evocado aparecía la figura del Estado represivo como eje organizador de las interpretaciones sobre la historia reciente. En particular, la complejidad del conflicto armado interno —reconocida al discutir las distintas experiencias y narraciones de este— tendía a agotarse en la figura del Estado: causante de la pobreza catalizadora del conflicto, principal agente de la represión violenta, artífice del presente olvido. Un Estado ambivalente de quien se espera —y a quien se exigen— soluciones, pero cuyo involucramiento despierta desconfianza.
Resulta patente entonces que cohabita en aquellos jóvenes participantes un vivo interés por comprender el pasado, y situarse frente a él como ciudadanos, con una cultura política reactiva que valora la confrontación en la visión de la historia y en el quehacer ciudadano, que ve a la pobreza como inamovible al paso del tiempo y al Estado como gestor del olvido, siempre dispuesto a reprimir las voces disonantes. Estas concepciones atraviesan las fisuras del sistema educativo, pero también del político, en el que se constata que la confrontación perenne con el Estado es la única forma de alcanzar el reconocimiento de la ciudadanía.
Mireya: “[…] las autoridades no quieren hacernos ver la realidad con tal que nosotros, como una generación nueva con nuevas ideas, no lleguemos a rebelarnos contra ellos”.
Se trata, pues, de imágenes que el joven puede tomar de los medios, la escuela, la familia o la comunidad, para actualizar su vínculo con el pasado a partir de su experiencia de una continuidad: la pobreza, el abandono y los permanentes abusos del Estado en la historia del Perú.
Anaís: “Verdad en el presente es la pobreza que ha sido en el pasado y presente, la pobreza que es muy difícil de eliminar en nuestro país […]”.
Andrea: “Me parece importante Edith Lagos porque tal vez fue la única mujer que sacó la cara por la pobreza de Ayacucho […]”.
Una vez que hemos comprendido esta situación, resulta posible comprender el apoyo otorgado por algunos sectores jóvenes a Movadef. Cuando sus líderes denuncian que el “terrorismo” es una categoría inventada por las autoridades para criminalizar la protesta,7esto hace eco de la imagen del Estado anidada en el sentido del pasado que muchos jóvenes han construido, aquel Estado que en el presente busca ahogar una historia de abusos.
¿Qué alternativa interpretativa tienen los jóvenes? Pues la memoria salvadora, aquella que
[…] anuncia por un lado que el Perú es un país pacificado y con futuro, pero como si el régimen estuviera inseguro de poder conquistar limpiamente ese futuro, nos advierte al mismo tiempo que la violencia política continua o que su reinicio es una amenaza siempre inminente. Otra forma de decirnos que sigue siendo indispensable.8
Esta es, pues, la memoria que el régimen de Fujimori impuso. En esta, el rol heroico de las fuerzas del orden es incuestionable, bajo riesgo de ser acusado por traición. En buena parte de las recientes condenas mediáticas a Movadef, el “haber estado ahí” colabora con dicha memoria. De esta manera, tanto la memoria salvadora como la memoria apologista de Movadef comparten —en tanto alternativas para los jóvenes— la polarización, el miedo, la desconfianza y el silencio opresivo. Finalmente, los dos extremos convergen en la idea de la amnistía general. ¿Ha sido la juventud ingenuamente engañada? No, pero, en cambio, la voluntad política que ejercen para vincularse al pasado ha sido constreñida, relegada y condenada. Espacios fundamentales para alimentar la construcción de vínculos democráticos y críticos con la historia reciente, como la escuela, se resquebrajan. Y en este resquebrajamiento influyen condiciones materiales y organizativas: el abandono del docente y de las escuelas, particularmente en zonas rurales, y un proceso de descentralización de las funciones desordenado.
Por último, incorporar las memorias de los estudiantes y las familias en la reflexión del pasado de la violencia es una forma de producción de conocimiento distinta a la tradicional, que debería promoverse en la escuela y el hogar. Se trata de reconocer la capacidad de los jóvenes de crear un sentido propio del pasado, y de cultivar empatía en la alteridad. Esto pasa por reconocerlos como ciudadanos plenos y capaces de crear alternativas a las brechas que configuran a nuestra cultura política. Pero también el trabajar las memorias del conflicto armado debe buscar resarcir esa historia y otorgar a la escuela un rol reparador: hacer del aula un espacio reflexivo, tanto de elaboración y transmisión de esa memoria histórica como de promover valores para la convivencia colectiva que contribuya hacia con cultura política pro derechos humanos. Sin idealismos, es necesario promover en los jóvenes el diálogo y la cultura democrática,  y reconocer el papel que juegan en las batallas de la memoria como sujetos responsables de sus vínculos con la historia reciente y de sus compromisos con el futuro.

http://peru.panda.org/

Es un gesto simbólico, y a su vez el mayor movimiento ambiental en la historia. 

Consiste en apagar las luces durante una hora, para demostrar así que cada uno de nosotros podemos tener un impacto positivo en la lucha frente al cambio climático. Y esta vez, queremos llevar La Hora del Planeta, más allá de la hora, generando cambios y compromisos a largo plazo.

“Es uno de los movimientos sociales más grandes jamás vistos por la humanidad”. (Desmond Tutu, Premio Nobel de La Paz) 

RESULTADOS

2007: 2,2 millones de personas en Sydney, Australia apagan sus luces como un llamado a la acción frente al cambio climático
2008: 50 millones de personas participan alrededor del mundo
2009: 1000 millones de personas se suman a La Hora del Planeta
2010: 1800 millones de personas participan consolidando el mayor movimiento ambiental
2011: Se lleva La Hora del Planeta más allá de la hora

Perú, un líder global

En 2009, Perú participó por primera vez, y esta se convirtió en la campaña ambiental más grande y mediática en nuestra historia, estimándose una participación de 8 millones de peruanos y convirtiendo a nuestro país en un líder global.

En años siguientes, el mensaje se extendió involucrando a centros poblados y empresas líderes a nivel nacional, e incluso al Presidente, quien participó públicamente.

¿Cuándo y cómo será La Hora del Planeta 2012?

La sexta edición de La Hora del Planeta será el sábado 31 de marzo de 2011 a las 8: 30 p.m., hora local.

WWF Perú está impulsando esta iniciativa en estrecha coordinación con autoridades, empresas y medios de comunicación para que hogares, negocios y ciudades apaguemos nuestras luces y artefactos eléctricos demostrando el compromiso de todos los peruanos con el cuidado de nuestro planeta.

Pero, sobre todo, estamos invitando a que cada uno de los peruanos se comprometa a hacer más por nuestro planeta cada uno de los días del año.

HORA DE DAR EL SIGUIENTE PASO

Ya llegó el momento de llevar La Hora del Planeta más allá de la hora. Esto significa que esta vez, cada uno de nosotros: estudiantes, trabajadores, empresarios, amas de casa y autoridades, sin distinción de ningún tipo, debemos comprometernos a convertir el apagado de luces durante La Hora del Planeta, en el primer paso simbólico de una serie de compromisos a largo plazo para reducir nuestro impacto en el ambiente, es decir nuestra huella ecológica.

 

Una nueva línea de laptops ha sido presentada ayer, 3 de octubre, sin embargo el detalle se encuentra en que esta línea de computadoras portátiles son las primeras en ser ensambladas nuestro país. La laptop Altron ECOMANI presenta diseños y colores característicos de la cultura peruana como la vicuña, el poncho cusqueño, la Lliclla y el Dios degollador.

‘La laptop Altron ECOMANI ha sido probada a 4,818 msnm logrando excelentes resultados con las más exigentes aplicaciones de juegos, gracias a ello podemos afirmar además que es la laptop de mayor rendimiento del mercado’ manifestó el director de Grupo Tecnologies, empresa  que, junto con Microsoft Perú, desarrolló la computadora portátil.

La laptrop  cuenta con el sistema Operativo Windows 7 pre instalado. Asimismo cuenta con 320Gb de disco duro, webcam, parlantes integrados, conectividad Bluetooth, WiFi, reproducción en alta resolución de videos y una batería que dura hasta 8 horas. Las portatiles serán vendidas en los supermercados Plaza Vea a un precio de 1,399 soles.

NetJoven

Yesuri, una pequeña niña peruana de tres kilos 205 gramos de peso y 49 centímetros y medio de talla, se convirtió hoy en la representante peruana del habitante número 7,000 millones del mundo, al nacer pasadas las 00:00 horas en el Instituto Materno Perinatal (antes Maternidad de Lima).

Una adolescente de apenas 15 años, identificada como María Elizabeth Vega Bajonero, alumbró a la pequeña a las 02:42 horas de hoy, por parto normal y tras nueve meses de gestación, sin mayores molestias, según confesó.

La joven madre reveló que cuando se enteró de su embarazo junto con su pareja, de 18 años, Smith Tarmeño Quispe, se sintieron muy nerviosos, pero que luego decidieron afrontar la situación con responsabilidad.

Ahora, con su bebé en brazos, es consciente de que su decisión fue la más acertada y dice sentirse sumamente feliz de poder amamantar a la pequeña con su leche.

María Elizabeth no ha decidido aún el segundo nombre de su hija, pero está pensando en llamarla Nadine, porque espera que la primera dama, Nadine Heredia, y su esposo, el presidente Ollanta Humala, acepten ser los padrinos de la bebé.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas eligió el 31 de octubre como el día de la llegada del habitante número 7,000 millones al mundo, por lo que cada país debía elegir a un ciudadano nacido en las primeras horas de ese día.

Por esa razón, en Perú, el Instituto Materno Perinatal decidió reconocer como tal al niño que naciera pasadas las 00:00 horas, a quien se le entregó una serie de obsequios.

Al hacer la presentación de la recién nacida, el director del instituto, Pedro Mascaro, dijo que se trató de un parto normal, sin complicaciones y que la niña está muy saludable. (RPP)

Habla el ego de Alan García

Fuente: diario16.com 

Ayer por la mañana el presidente Alan García arribó a la fortaleza de Kuélap, ubicada en la región Amazonas, para presidir la sesión del Consejo de Ministros. En ese lugar, el Mandatario no pudo con su ego y dijo que su gobierno será recordado por haber hecho que el Perú se convierta en el país piloto de Sudamérica.

“La historia va a recordar con benevolencia (a este gobierno), que el Perú haya recuperado su carácter de país piloto en Sudamérica y que sea visto con envidia por muchos países del mundo”, expresó.

En el mismo tono, García señaló que su quinquenio también entrará en la historia del Perú por haber logrado retroceder la pobreza como ningún otro país del mundo lo ha hecho.

De otro lado, el Mandatario aseguró que durante su gobierno se ha respetado la libertad de expresión de los medios de comunicación a pesar de mostrarse intolerante ante las críticas que recibió por la instalación del ‘Cristo del Pacífico’ en Chorrillos.

Además, García se quiso mostrar como una persona tolerante y explicó que en un país democrático como el Perú el gobernante no debe tener ningún temor a las críticas.

“Siempre he pensado que el reino del futuro es el reino de la inteligencia y que un gobernante democrático no debe tener ningún temor a la crítica, sino por el contrario, utilizarla para mejorar las circunstancias. Creo que nuestra democracia de libertad de expresión, de libertad de opinión y, a veces, hasta de bloqueo de carreteras, ha sido una democracia de la que ningún periodista podrá tener queja”, manifestó.

En relación con las protestas ocurridas en Puno, García señaló que “es fácil decir (criticar) a posteriori, después de la batalla todos son generales, es fácil decir, pero es más difícil con cajón que con guitarra y lo vamos a ver”.