Posts etiquetados ‘violencia’

La recolección de más de 350,000 firmas para la —fallida—1  inscripción de Movadef como partido político condujo a un importante sector de la prensa a condenar al eslabón más bajo de la cadena de transmisión de la memoria del conflicto armado: los jóvenes. La imagen que de estos se ha difundido es la de sujetos manipulables y desinformados, carentes de la conexión inmediata a la verdad del conflicto armado que proviene del haber estado ahí, aquel contacto con el horror de la violencia que legitima a la generación que vivió el conflicto en la adultez para hablar con autoridad de aquel proceso y para condenar a cualquier otra interpretación como perturbación debida al olvido.
Esta premisa, que ha resonado tanto en las últimas semanas, no es necesariamente la más correcta. Frente a la idea de la pasiva ignorancia de la juventud, es necesario advertir que, en el proceso de transmisión de la memoria, las generaciones posteriores a un evento traumático buscan apropiarse de los recuerdos familiares y comunales a través de sentidos comunes, discursos públicos y figuras populares.2 La confluencia de estas fuentes de sentido sobre el pasado participa de la construcción de ciudadanía de los jóvenes. Así pues, el vínculo con el pasado es un acto creativo que permite al joven situarse moral y políticamente en el presente. Las preguntas entonces serían: ¿a qué fuentes tienen acceso los jóvenes para dar sentido y significar el pasado? y ¿cómo utilizan estas fuentes para integrarse a una cultura política particular?
Tal línea de cuestionamiento nos conduce necesariamente a pensar en el papel de la educación para la formación ciudadana; y, en lo que respecta al conflicto armado interno, ello implica volver sobre las recomendaciones de reforma de la CVR en educación para la promoción de valores democráticos.3 Estas postulaban avanzar hacia un sistema educativo de formación integral, adaptado a la diversidad etnolingüística, cultural y geográfica del país; un sistema basado en el respeto a la condición humana, que desarraigue toda práctica violenta y, en cambio, fomente la participación y la democratización. Además, las reformas en este ámbito atenderían con particular énfasis a las características y necesidades de la escuela rural, en especial en las zonas más afectadas por la violencia.
La reflexión sobre el conflicto, sus causas y consecuencias sería un insumo central para dicha formación en el respeto de los derechos humanos y la diversidad. Recientemente, esta perspectiva ha cobrado polémica actualidad debido a las declaraciones de la ministra de Educación sobre la incorporación de contenidos referidos al conflicto armado en los textos escolares para 2013.4 Sin embargo, para comprender las implicancias de dicha decisión, es necesario situarla en relación con las características generales de la formación ciudadana en la escuela peruana. Lo que caracteriza a esta es un enfoque fundamentalmente normativo, desvinculado de las realidades regionales, y carente de un correlato en la distribución de recursos descentralizada. Lo que se reproduce en la formación ciudadana es, entonces, una notable desconfianza entre los gestores educativos nacionales y los regionales, entre los gestores y los docentes, y entre los docentes y el alumnado. Es así que se producen “grietas” a través de las cuales se cuelan en la formación ciudadana concepciones patriarcales, con las cuales los docentes se sienten más familiarizados y mejor equipados.5Las concepciones patriarcales se articulan en torno a la noción del deber, y refuerzan la verticalidad de la autoridad y la disciplina. En la escuela, estas concepciones sostienen una tensa coexistencia —al menos discursiva— con la horizontalidad del diálogo.
A través de aquellas grietas en la formación ciudadana es que también se cuelan sentidos comunes sobre la historia reciente del conflicto armado interno. En una reciente investigación de Feliciano Carbajal y Maritza Huamán con alumnos de 4º y 5º de secundaria del I. E. Mariscal Cáceres, en la ciudad de Ayacucho, se obtuvieron algunos resultados sobre los vínculos con el pasado y la cultura política de aquellos jóvenes. Estos resultados están sujetos a alcanzar cierta generalización más allá de la situación particular del colegio si reconocemos a la institución educativa como uno de los ámbitos fundamentales de reproducción de la cultura política de una sociedad.6
Lo primero que vale la pena destacar es la sorpresa de los investigadores ante la destreza con que los jóvenes manejaban el tema del conflicto armado. Destaca en los tres talleres la agencia activa de los jóvenes en significar ese pasado, al mostrar curiosidad, motivados a discutir y compartir impresiones. Una fuente central de información son las conversaciones con parientes, en las que reconocían una vinculación entre el conflicto y sus propias historias familiares, intercaladas con el uso de fuentes como las noticias y el informe final de la CVR para referirse a fechas, eventos y personajes:
Lucero: “Cuando vemos esas imágenes (observadas en el Museo de Anfasep) ya nos parecen algo familiares, porque miramos esas fotos, y es como si ya las hubiéramos visto, como si ya las conociéramos, creo que nos pasa eso porque nuestros padres nos contaron esas cosas […]”.
El segundo aspecto interesante de dicha investigación fue que, ante la pregunta “¿qué es lo que ha pasado en la historia reciente de Ayacucho?”, los participantes produjeron una larga lista de eventos, entre ellos desastres climáticos, casos de corrupción dentro y fuera de la escuela, celebraciones y episodios del conflicto armado. Detrás de cada evento negativo evocado aparecía la figura del Estado represivo como eje organizador de las interpretaciones sobre la historia reciente. En particular, la complejidad del conflicto armado interno —reconocida al discutir las distintas experiencias y narraciones de este— tendía a agotarse en la figura del Estado: causante de la pobreza catalizadora del conflicto, principal agente de la represión violenta, artífice del presente olvido. Un Estado ambivalente de quien se espera —y a quien se exigen— soluciones, pero cuyo involucramiento despierta desconfianza.
Resulta patente entonces que cohabita en aquellos jóvenes participantes un vivo interés por comprender el pasado, y situarse frente a él como ciudadanos, con una cultura política reactiva que valora la confrontación en la visión de la historia y en el quehacer ciudadano, que ve a la pobreza como inamovible al paso del tiempo y al Estado como gestor del olvido, siempre dispuesto a reprimir las voces disonantes. Estas concepciones atraviesan las fisuras del sistema educativo, pero también del político, en el que se constata que la confrontación perenne con el Estado es la única forma de alcanzar el reconocimiento de la ciudadanía.
Mireya: “[…] las autoridades no quieren hacernos ver la realidad con tal que nosotros, como una generación nueva con nuevas ideas, no lleguemos a rebelarnos contra ellos”.
Se trata, pues, de imágenes que el joven puede tomar de los medios, la escuela, la familia o la comunidad, para actualizar su vínculo con el pasado a partir de su experiencia de una continuidad: la pobreza, el abandono y los permanentes abusos del Estado en la historia del Perú.
Anaís: “Verdad en el presente es la pobreza que ha sido en el pasado y presente, la pobreza que es muy difícil de eliminar en nuestro país […]”.
Andrea: “Me parece importante Edith Lagos porque tal vez fue la única mujer que sacó la cara por la pobreza de Ayacucho […]”.
Una vez que hemos comprendido esta situación, resulta posible comprender el apoyo otorgado por algunos sectores jóvenes a Movadef. Cuando sus líderes denuncian que el “terrorismo” es una categoría inventada por las autoridades para criminalizar la protesta,7esto hace eco de la imagen del Estado anidada en el sentido del pasado que muchos jóvenes han construido, aquel Estado que en el presente busca ahogar una historia de abusos.
¿Qué alternativa interpretativa tienen los jóvenes? Pues la memoria salvadora, aquella que
[…] anuncia por un lado que el Perú es un país pacificado y con futuro, pero como si el régimen estuviera inseguro de poder conquistar limpiamente ese futuro, nos advierte al mismo tiempo que la violencia política continua o que su reinicio es una amenaza siempre inminente. Otra forma de decirnos que sigue siendo indispensable.8
Esta es, pues, la memoria que el régimen de Fujimori impuso. En esta, el rol heroico de las fuerzas del orden es incuestionable, bajo riesgo de ser acusado por traición. En buena parte de las recientes condenas mediáticas a Movadef, el “haber estado ahí” colabora con dicha memoria. De esta manera, tanto la memoria salvadora como la memoria apologista de Movadef comparten —en tanto alternativas para los jóvenes— la polarización, el miedo, la desconfianza y el silencio opresivo. Finalmente, los dos extremos convergen en la idea de la amnistía general. ¿Ha sido la juventud ingenuamente engañada? No, pero, en cambio, la voluntad política que ejercen para vincularse al pasado ha sido constreñida, relegada y condenada. Espacios fundamentales para alimentar la construcción de vínculos democráticos y críticos con la historia reciente, como la escuela, se resquebrajan. Y en este resquebrajamiento influyen condiciones materiales y organizativas: el abandono del docente y de las escuelas, particularmente en zonas rurales, y un proceso de descentralización de las funciones desordenado.
Por último, incorporar las memorias de los estudiantes y las familias en la reflexión del pasado de la violencia es una forma de producción de conocimiento distinta a la tradicional, que debería promoverse en la escuela y el hogar. Se trata de reconocer la capacidad de los jóvenes de crear un sentido propio del pasado, y de cultivar empatía en la alteridad. Esto pasa por reconocerlos como ciudadanos plenos y capaces de crear alternativas a las brechas que configuran a nuestra cultura política. Pero también el trabajar las memorias del conflicto armado debe buscar resarcir esa historia y otorgar a la escuela un rol reparador: hacer del aula un espacio reflexivo, tanto de elaboración y transmisión de esa memoria histórica como de promover valores para la convivencia colectiva que contribuya hacia con cultura política pro derechos humanos. Sin idealismos, es necesario promover en los jóvenes el diálogo y la cultura democrática,  y reconocer el papel que juegan en las batallas de la memoria como sujetos responsables de sus vínculos con la historia reciente y de sus compromisos con el futuro.
Anuncios

Lima, nov. 22 (ANDINA). La ministra de la Mujer, Virginia Borra Toledo, lanzará esta mañana la segunda campaña “Si te quieren, que te quieran bien”, como parte del plan “Únete, Cruzada Nacional de Prevención de la Violencia”.
Su objetivo es sensibilizar a las mujeres adolescentes y jóvenes sobre los factores de riesgo de violencia que puedan estar atravesando en sus relaciones de pareja.

Durante la ceremonia, la titular del Mimdes hará la presentación de los Logros 2009, Avances 2010 y Perspectivas del Plan Nacional Contra la Violencia hacia la Mujer, cruzada que busca poner fin a los actos de violencia en la familia y en la sociedad.

“Si te quieren, que te quieran bien” es la segunda parte de la campaña que consta de tres fases a ser aplicadas en desde la fecha de lanzamiento hasta junio del 2012.

A esta actividad, que se realizará desde las 09.30 horas en el auditorio de PetroPerú, asistirán los ministros de Justicia, Rosario Fernández y de Salud, Oscar Ugarte; así como la Fiscal de la Nación, Gladys Echáiz y los miembros del Poder Judicial, Ministerio Público y Defensoría del Pueblo.

Fuente: Andina

Ya llegaron a un acuerdo los pueblos amazónicos y el gobierno sin embargo esto tiene pinta de ser sólo la punta del iceberg que se le viene a la Cabanillas quien, por cierto, sigue oronda en su puesto después de mucho más de medio ciento de muertos entre policias y civiles. ¿Disciplina compañera? Sí. Cómo no.

Lo único que de verdad espero es que papa gobierno cumpla con tomar en cuenta las opiniones y sentimientos de los hermanos de la amazonía y que respete a un pueblo que ha vivido ahí y existido muchísimo antes de que existiera el estado mismo o las fronteras.

Acta de entendimiento entre los amazónicos y el Gobierno

vía utero.pe

Hoy, Álvarez Rodrich hace el balance de los daños ocasionados por la terquedad de un gobierno que pudo derogar estos decretos el año pasado:

35 muertos, incluyendo el salvaje asesinato con torturas de 25 policías; pérdida de confianza de la población amazónica en el gobierno y, en general, en el sistema político; un asilado político; siete congresistas de oposición suspendidos por 120 días por pelear por lo que finalmente se va a aprobar; pésima imagen del Perú en el exterior; fortalecimiento de la oposición; un gobierno que tuvo que mostrarse prepotente; un gabinete desahuciado, en parte porque defendió lo indefendible, con varios de sus integrantes haciendo el ridículo; algunas carreras políticas de ministros tiradas por la borda; la moral de la policía en el suelo por la sensación de que, como suele ocurrir,  algunos políticos ‘se hacen los locos’ y los vuelven responsables de su negligencia; una mayoría parlamentaria desairada pues ahora deberá volver a votar en sentido contrario al de la semana previa; un presidente de la República debilitado; y –lo que quizá sea más grave– un país polarizado y el afloramiento, sin siquiera ruborizarse, de las expresiones más deplorablemente racistas que se puedan imaginar.

No sé ustedes, pero a mí me da la impresión de que esto recién comienza.

Creo lo mismo que Ocram, pero no dejo de desear que se equivoque.

vía peru.com

Madrid (Peru.com).- (EFE).- Un año después de que la ONG Survival Internacional hiciera públicas las fotografías de unos indígenas aislados en el interior de la Amazonía brasileña, para evidenciar así sus difíciles condiciones de vida, la organización denuncia que nada ha cambiado en la situación de estos pueblos. En un informe remitido a los medios de comunicación, Survival lamenta que, a pesar de la “gran repercusión mediática” que las imágenes tuvieron a nivel internacional, los pueblos indígenas no contactados de todo el mundo “se siguen enfrentado a la extinción”.

Hace un año, la estatal Fundación Nacional del Indio de Brasil (FUNAI) y la ONG divulgaron fotografías aéreas de varias comunidades indias tomadas en Acre, estado brasileño cercano a la frontera con Perú. Ambas organizaciones denunciaron entonces que dichas comunidades se encontraban en peligro de extinción a causa del acoso de los madereros ilegales que operan en la zona. “Las amenazas que se ciernen sobre sus tierras, modos de vida y sus propias vidas escandalizaron a la opinión pública”, recuerda Survival en su informe de 2009. La ONG subraya que, sin embargo, los gobiernos, las empresas y otros actores “siguen ignorando sus derechos e invaden y destruyen sus tierras con impunidad”.

En su actual informe, Survival señala que las comunidades con un mayor peligro de extinción habitan en zonas diferentes de tres países sudamericanos: Paraguay, Brasil y Perú. Los Awá de la Amazonía brasileña son, junto a los indígenas de Río Pardo, en Mato Grosso, también en Brasil; los del Río Envira, en Ucayali, Perú, protagonistas de las imágenes difundidas; los de Napo-Tigre, en el departamento peruano de Loreto, y los paraguayos Ayoreo-Totobiegosode, los cinco pueblos más amenazados. “Son sólo unos pocos de los más de cien que hay en todo el mundo, repartidos por Sudamérica, el Océano Índico y la isla de Nueva Guinea”, destaca la ONG. Todos ellos se enfrentan, según la organización internacional, a dos principales amenazas que ponen en peligro su supervivencia.

La más importante es la falta de inmunidad ante enfermedades occidentales como la gripe, varicela, sarampión y diversas afecciones del sistema respiratorio. En ese sentido, Survival recuerda que esa “catastrófica” situación se ha producido repetidamente en la Amazonía y “no sólo en un pasado lejano”, ya que, señala, en 1996, al menos la mitad de los indígenas de murunahua murió después de haber sido contactados por madereros ilegales de caoba.

La violencia es, a juicio de la ONG, la segunda gran amenaza, ya que, en muchos de los casos descritos en el estudio, los miembros de los pueblos indígenas se enfrentan a grupos de madereros armados y dispuestos a “dispararles sólo con verles”. La organización internacional aclara en el informe la polémica generada por la publicación, un mes después de la difusión de las imágenes, de una noticia en el periódico británico “The Observer”, en la que se dudaba de la veracidad de las fotografías.

Sobre ese asunto, Survival subraya que, en agosto de 2008, el periódico “se retractó de forma escrita, admitiendo que el artículo había sido ‘impreciso, engañoso y tergiversador”, y aclaraba que las fotografías eran “perfectamente legítimas”. Finalmente, la ONG reitera en el informe que todavía hay “numerosos gobiernos que siguen negándose a dar el sencillo paso que lograría asegurar realmente la supervivencia de estos pueblos: proteger sus territorios de forma adecuada”.

LINKS

Grupos indígenas no contactados huyen de Perú a Brasil

En Tailandia han retirado el video juego Grand Theft Auto porque inspiró le homicidio de un taxista a manos de un joven que querìa comprar un ejemplar.
Yo creo que si estàs enfermo igual vas a matar a alguien así estés viendo Plaza Sesamo o a los imbéciles de los TeleTubbies.
Lo del juego es obviamente un paliativo monce. No me sorprenderìa que si sucediera una hecho similar en nuestro Babel las sabias autoridades que nos rigen reaccionen de igual manera. ¿Qué creen?

Retiran videojuego que inspiró un homicidio

Bangkok (EFE) .- Las autoridades de Tailandia anunciaron hoy la retirada de las tiendas del videojuego “Grand Theft Auto”, que inspiró a un joven a asesinar a puñaladas a un taxista, al que luego robó para poder comprar un ejemplar.

 

El videojuego está a partir de ahora totalmente prohibido por su “contenido obsceno” y la Policía tiene órdenes de arrestar a cualquier comerciante que sea sorprendido vendiéndolo, que además luego podrá ser condenado a un máximo de tres años de cárcel y a pagar una multa de 6.000 bat (unos 180 dólares).

 

Quien lo distribuya en Internet se enfrentará a cinco años en prisión y tendrá que desembolsar 100.000 bat (3.000 dólares), según fuentes oficiales.

 

Hace dos días, un estudiante de 18 años fue detenido en Bangkok después de hallarse en su vehículo el cuerpo ensangrentado de un taxista de 50 años, al que había asestado decenas de puñaladas.

 

El joven, quien confesó haber copiado el asesinato del videojuego, fue acusado de homicidio en primer grado, atraco a mano armada y posesión ilegal, delitos por los que puede ser condenado a muerte o cadena perpetua.

 

La Policía dijo que el arrestado les relató que necesitaba el dinero para comprar la última edición de “Grand Theft Auto”, pero sus padres, ambos funcionarios públicos, no tenían suficiente para darle.

 

Frustrado, optó por gastarse su paga semanal de 500 bat (17 dólares) en adquirir los dos cuchillos de carnicero con los que atacó al taxista.

 

La serie de “Grand Theft Auto”, que ha vendido más de 70 millones de copias en todo el mundo” y fue pionera en cuanto a que premia al jugador que cometa mayor cantidad de delitos virtuales, ha sido muy criticada por su contenido violento y enaltecimiento del tráfico de drogas o la prostitución.

 

Estados Unidos se ha planteado prohibir su venta a escala nacional y varias familias han demandado al fabricante por un sinfín de actos de violencia asociados al videojuego, entre ellos varios asesinatos.

RPP

Al día siguiente del paro

Toooodos respetamos el derecho a la protesta y si ésta es justa aún más, pero no vengan con actos vandálicos pues, y a fregar al que sí va a trabajar ya sea porque lo necesita o al que, por último, le da la gana de trabajar, es su decisión y NADIE tiene porque impedírselo, es su derecho individual. Entonces respeten también a los demás y a sus derechos. Como si todo el mundo estuviera agremiado a la CGTP. ¡No se pasen!

Acá en Cusco los medios recomendaban que por precaución los negocios cerraran sus puertas, y es cierto no hay de otra, pero ¿Porquè michi tiene que ser así? ¿Porque a los señores de la CGTP se les ocurrió hacer un paro? Más allá de que esta medida sea justa o no, el derecho de los demás también tiene que respetarse, los protestantes no son los únicos que tienen derechos, no son los únicos peruanos.

De verdad espero que este paro haya servido de algo y que más allá del reconocimiento de García sobre el descontento popular se tomen medidas que prevengan nuevos brotes de conflicto social o protestas porque afecta todos.

Desde luego todos estos conflictos y descontento NO son gratuitos, se basan en necesidades mal atendidas o postergadas, así que lo que papá gobiernodebe hacer es trabajar, trabajar y trabajar pero a la franca y dar muestras de ello.   

Desgraciadamente en nuestro país eso de que wawa que no llora no mama es totalmente cierto.

Una jornada teñida de vandalismo y destrucción se vivió en el interior del país

Los ataques contra la sede del gobierno regional de Madre de Dios y el local del Programa Juntos Huancavelica han sido los hechos más violentos de una jornada de protesta en la que predominaron las marchas y bloqueos de carreteras. Unos 21 policías resultaron heridos y 216 personas fueron detenidas.
Mientras el ministro del Interior, Luis Alva Castro, declaró que no se registraron “hechos que lamentar”, en Madre de Dios una turba de manifestantes incendió la sede del gobierno regional en el marco de un paro amazónico que coincidió con la protesta de la CGTP. En el ataque, unos 21 policías resultaron heridos.

En Huancavelica otro grupo de vándalos atacó la oficina regional del programa social Juntos, tras gritar lemas contra el Gobierno, destruyó los archivos y retuvo a tres personas, que luego fueron liberadas cuando un vigilante hizo disparos al aire.

Luego de conocer los actos vandálicos en Madre de Dios, el primer ministro Jorge del Castillo señaló que los organizadores del paro deberán asumir su responsabilidad por estos hechos.

Por su parte, el director de la Policía Nacional del Perú, Octavio Salazar, informó que 216 personas fueron detenidas por pretender bloquear carreteras y cometer actos ilícitos.

Los bloqueos de carreteras se realizaron en el interior del país, donde se sintió con mayor fuerza el paro de 24 horas, principalmente en las sureñas regiones de Puno y Arequipa. (Fuente: RPP)
 

Claaaro y después el SR. Mario Huamán dice que no pasa nada, que deplora la violencia y otras cosas que quedan en saco roto, más aún cuando el mismo está que alienta a los gremios contras los periodistas.

Hay que ver que la teoría de los infiltrados puede ser, pero no se le puede echar todo el pato a esos personajes de los cuales nunca se atrapa uno.

Se supone que los dirigentes sindicales son personas que tienen cierto ascendiente o autoridad sobre la masa que se supone dirigen.Entonces: ¿dónde está toooooda esa capacidad de organización? No sólo debe de servir para enardecer a la gente, que de heho eso no debe de darse porque la gente de por sí ya viene con una gran carga emocional a las protestas, si no para saber protestar sin joder los derechos ajenos.

Ataque a sede de gobierno regional en madre de Dios (Fuente: ViPeru2008 de YouTube)

Escogí vivir en Cusco por lo hermoso que es, porque aquí es ligeramente más fácil conseguir trabajo, porque será fácil hacer negocios, por el clima y por que los costos de vida son mejores que en mi ciudad natal. Otra razón importante es que aquí el nivel de delincuencia es mucho más bajo que en la capital. Un Ladrón avezado de aquí es peligroso pero lo es menos que un faite de “Renova” o de “Los barracones”. Son pocos pero son. Una conocida mía que es de la zonaja brava del Rico Callao y que vive aquí ya hace algunos años, dedicada al turismo, me contó que se encontró con un malandro de por su antiguo barrunto. La pregunta saltó sola “¿Qué haces por aquí?”La respuesta “…es que la calle ta’ dura en Lima. Así que me vine a ver que hay por acanga”.  Por mi parte he podido ver gente que no es de aquí haciendo algunos “laburos” felizmente no son muchos y la policía los mantiene más o menos a raya.

Son pocos… Pero son

Si bien la criminalidad no es alta en Cusco, he podido notar cómo en este último año han aumentado los crímenes violentos en esta región. Por ejemplo, hace dos días entraron a robar de madrugada a SEDACUSCO (las empresas de agua potable del Cusco) y al no hallar gran cosa mataron al vigilante y echaron el cadáver a una cisterna. Otro caso: el día de ayer rescataron con vida a una joven estudiante universitaria que había sido secuestrada por su presunto enamorado en complicidad con otros 3 tipos que manifestaron haberlo hecho por la suma de 300 soles. El enamorado manifestó que el pediría 25000 dólares a la familia de la víctima. Supongo que los otros tres participarían de dicho botín.Estas, además de otras noticias, que he podido ver a lo largo de estos años, me han hecho reflexionar sobre el hecho de que la violencia se abre paso ahora cada vez más rápidamente.  Que desgraciadamente el fenómeno de la criminalidad no es un patrimonio exclusivo de las ciudades superpobladas como Lima, sino que también se extiende a lugares tradicionalmente tranquilos, como son las regiones y provincias del interior. Que hay crímenes en provincias no es novedad, lo preocupante es el incremento en su volumen y en  la violencia con que estos se dan. Aquí, desde hace algunos años, han ido creciendo de manera casi imperceptible pandillas en las zonas marginales alrededor del centro de la ciudad. Felizmente no son tan violentas como las de los conos de Lima, pero pueden ir por ese camino si es que no se hace algo por mejorar las condiciones de vida de la población. ¡Ojo! Ello no consiste en darles cosas ni dinero, si no en trabajar con ellos, capacitarlos. Dar educación de calidad, grupos de identificación social. Es una tarea grande, y de largo plazo; pero alguien tiene que hacerla. La juventud y, más aún, la infancia deben de ser prioridad del gobierno. He podido ver de cerca el trabajo de una ONG que, precisamente, se ocupa de niños y adolescentes; su metodología está en tratar de desarrollar las capacidades de las personas de diversas comunidades o centros urbanos, mejorando su educación, alimentación, su salud, valores, enseñándoles a hacer algo que les sea de utilidad en su entorno, instruyéndoles sobre sus derechos. Viéndolo todo como un trabajo concatenado en el que un tema depende y se apoya en el otro. Por ejemplo: un niño con mala alimentación no puede estudiar bien, para alimentarse su familia debe de saber cómo preparar alimentos  y combinarlos; y así una serie de factores que trabajan juntos. Involucrando a las familias y a la comunidad entera en el trabajo. Y no lo hacen por medio de donaciones, exclusivamente, si no priorizando la educación y la capacitación.

Me parece que ese es el tipo de trabajo que debería de perseguir el Gobierno. Dejar de lado los programas que son exclusivamente asistencialistas y priorizar la educación de la población. La asistencia como método exclusivo no mejora en nada la calidad de vida de las personas, más bien las atrofia y les enseña que papá gobierno debe de darles todo. Nadie niega que sea necesario proveer de cosas a parte de la población; pero si esto no viene como parte de un programa que priorice la educación y la capacitación de nada servirá. Programas ni estrategias como PRONAA, CRECER, JUNTOS, sirven de nada si en realidad el eje de los mismos es dar y no enseñar, como debería de ser. La más nueva idea del gobierno “La canasta de víveres”. Ex otra medida dirigida a ganar simpatía más que a cortar de raíz u problema de fondo. Perú no necesita populismo si no educación y capacitación.   

El tema de la violencia y la delincuencia tienen diversos orígenes, pero soy un convencido de que no se debe limitar a un trabajo de tipo policial, ya que la policía interviene, sobre todo, cuando ya hay crimen. El asunto cortarlo -en la medida de lo posible- antes de que se dé y para ello se necesita de una sociedad sana. Nosotros todavía estamos lejos de sanar de muchas taras y enfermedades que nos quedan. Debemos buscar siempre el progreso integral de nuestra nación, desde donde nos encontremos, desde donde trabajemos. Cuando comencemos a avanzar (de verdad) los problemas, como el citado líneas arriba empezarana disminuir.  El gobierno debe de enfocar el tema de la violencia y la delincuencia, de manera integral, no sólo policial. Y si creen ques mucho trabajo, deberían de ponerse a pensar en que un país con altos índices de delincuencia es un país espantacapitales, en el que empresas multinacionales no quieren invertir poruuqe sus costes de seguridad aumentan, entonces prefieren irse a otro lado con su plata e invertir en el vecino que es más seguro, o inlcuso en otro continente. Veánlo de esa manera si no.

Quisiera decir más cosas pero me quedó cortó el tiempo.